Comúnmente se confunde contornear y broncear ya que se aplican de forma similar y mucha gente utiliza los mismos productos pero, ¿realmente sabes qué es cada cosa?

Contornear, como su propio nombre indica, consiste en dar contorno al rostro a través de luces y sombras se crean o disimulan volúmenes del rostro. El objetivo de su uso es conseguir marcar facciones y definir al rostro. Usando los productos adecuados se dotarán de sombras a las zonas estratégicas para elevar pómulos, afinar nariz y estrechar frente.

Importante: el tono usado para el contorno tiene que ser más neutral que el que usaremos para broncear. Te recomendamos usar productos en crema para que se difumine correctamente y de un toque natural al rostro.

En cuanto a productos, los mejores valorados son los productos mate. Puedes usar tanto bases, correctores, polvos de sol, cremas bronceadoras o polvos de contorno según tus preferencias.

Recuerda que cada rostro es único y con ello las correcciones a realizar.

 

Fuente obtenida de: Instyle
Broncear sin embargo, es una técnica del maquillaje para dar color al rostro. El bronceador se aplica en las mejillas, lo alto del pómulo, por la frente, la nariz y la barbilla. Aportan ese toque de rostro descansado, luminoso y sano. Se recomienda usar un tono cálido, imitando el torno de nuestra piel al broncearse. El acabado puede ser mate o brillo.
Fuente obtenida de: Instyle
Y tú, ¿Sabías la diferencia entre contornear y broncear? Sigue atento a nuestro blog donde te iremos dando trucos de maquillaje. Si te interesa la formación, infórmate acerca de nuestros cursos de maquillaje.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies